el placer de fumar

GRAN MARATÓN TERAPÉUTICA POR RADIO UNO DE RCN ESTE JUEVES 14 DE 9 PM A 2 AM

TRATAREMOS ADICTOS EN VIVO, ONLINE Y TODOS LOS QUE ESCUCHANDO LA RADIO HAGAN LOS EJERCICIOS

Unas moscas volantes que «como serpientes» flotan en los ojos y se agitan al fumar y le contagian su contoneo a nuestros movimientos al consumir. La pinza de los dedos, los labios y los genitales se conectan con placer con esta danza que el cigarro usurpó haciéndonos creer que es su humo la causa de este placer cuando la placentera es esa danza. Ningún fumador soporta fumar quieto.

El cigarro ha sido tu maestro y como el gimnasta de este vídeo debes huir de sus gimnasias, buscarnos y nosotros, como este maestro, pero no «a palazos», te cambiaremos tu pinza y danza corporal que aprendiste del maestro del que huiste por la danza que pone en tu cuerpo esas «serpientes» que flotan frente a tus ojos. Luego tu descubrirás otras pinzas y otras danzas que borrarán aún más el ritmo que el cigarrillo, «tu pasado maestro» te enseñó. Un hábito no desaparece, sólo se puede cambiar por otro.


Observe los dedos del pianista y de este gimnasta y descubrirá que aún la sutil pinza del intervalo de un dedo y otro al tocar piano o al imitar la cabeza de una serpiente son una gimnasia sutil energética y, como un cigarro entre los dedos, determina la danza corporal que copia ese serpenteo de la mano. Te enseñaremos a cambiar esa danza por otra, el cigarrillo no es lo duro de dejar, son sus danzas.

Raspar la coca con una llave, colocar ese polvo en el dorso de la mano, en la base del pulgar, al tiempo que se inhala profundo, rascando la nariz y tirando la cabeza hacia atrás expandiendo el pecho, es una gimnasia síntesis impresionante porque además expande la mirada hacia el cielo, mientras el siseo de la nariz da un anclaje de corazón a nariz que unifica la respiración mejor que cualquier yoga, kung fu o deporte por intenso que éste sea.

Para ver más sobre adicción al ritmo visita también: 

wwww.quierodejarlasdrogas.com

https://www.facebook.com/PULSOTERAPIA

LOGÍSTICA

En la modalidad presencia, sólo tienes que llamar a 057 311614410, pedir la cita y a través de estímulos en el pulso de tus dedos le damos a tus arterias el mismo tono que el cigarrillo a la droga le dan.

SI NO PUDES ASISTIR Y QUIERES HACER LA TERAPIA POR TELÉFONO, SIGUE ESTOS PASOS:

1 Lee bien www.quierodejarlasdrogas.com y www.quierodejardefumar.co  que te hacen entender que tu adicción es un problema de ritmo. Si te decides a cambiar ese ritmo,

2 sólo haces clik en este enlace y creas la cuenta de paypal si aún no la tienes y a través de ellos pagas Us 99.

3 Te llamamos o nos llamas para coordinar la primera cita.

4 Con la primera cita le coges fastidio al cigarrillo o al fumar, con la segunda y tercera te enseñamos a manejar la ansiedad que aún te quede.

5 te inscribimos en el www.gimasioenlaweb.com un curso virtual, en el que hay más información y muchos otros ejercicios que puedes hacer para cambiar tu ritmo adictivo por otro más creativo.

6 En esa comunidad  puedes estar en contacto con otros practicantes del curso ayudarlos a crecer e incluso volverte instructor de la técnica.

7 Si tienes dudas llámanos al 057 3116114410 te las aclaramos y te ingresamos gratis al gimnasio vocal un grupo de whats app de soporte a nuestros pacientes y seguidores de la gimnasia pulso sensible GPS.

contacto

Mi nombre

Mi email

Mi url

Mensaje adicional


O puedes llamar e informarte en el 057 3113418679

La pinza y la voz son las adictivas


LA DANZA DE LOS DEDOS Y EL TONO DE LA VOZ AL FUMAR SON MÚSICA, SON EL DEPORTE SUTIL QUE ENTONA TU CORAZÓN MIENTRAS FUMAS.

Al aspirar un pucho, la pinza de los dedos presionándose contra los labios, que protruyen, parece ser un  ejercicio muy simple pero ese «gesto musical» es el adicto pues se vuelve un automatismo, una gimnasia tan entrenada como la del comedor de uña. Aspirar humo, no es un gesto insulso, tiene el mismo poder y «adrenalina»  de un beso. Después de jugar por horas y después del clímax de un gran punto, algunos tenistas resoplan como un caballo haciendo vibrar sus labios o soplan sutilmente los dedos de su pinza. Ambos automatismos de los labios, son como los tics de Rafael Nadal, (pinzando primero «su tanga», luego la manga de sus hombros y después sus orejas y cejas) patrones de acción fijos (PAFs) que demuestran que ESTAS PINZAS con su uso repetido se vuelven tan importantes como la propia respiración, son la respiración misma, como lo es el fumar, y por ello son más adictivas que la propia droga.

Estos automatismos de los labios y dedos del adicto, son música pues forman intervalos como los que tienen que hacer forzosamente los dedos de un pianista, guitarrista, tamborilero, locutor, etc para dar las notas exactas. ESE LENGUAJE MUSICAL QUE AFINA LA ENERGÍA AL FUMAR, LO CONOCEMOS Y SABEMOS REPROGRAMARLO EN EL PULSO DE TUS DEDOS CON PULSOTERAPIA.

Esta periodista y el niño pianista junto a un kung fu o una bailarina hacen música o intervalos con su cuerpo, dedos y voz. Estos intervalos y su ritmicidad son los ladrillos del lenguaje Y LOS SABEMOS AFINAR EN EL PULSO DE LOS DEDOS PARA QUE DEJES DE AFINARTE CON EL CIGARRO.

La voz de esta locutora y los dedos del pianista hacen gimnasias que excitan el corazón a llevar sangre al cerebro. Un limosnero, pregonero, pastor cristiano, narrador de fútbol se hacen expertos cuando ganan ritmo y cadencia entre estas gimnasias vocales y la pinza de sus dedos. Mientras más se entrene «la canción» más se depende de ella, más el cerebro las busca porque son la «droga» que le lleva sangre a la cabeza y el cerebro se hace adicto a estos intervalos (como el gesto de fumar) porque son su zona de confort son esa música que le da «la comidita».

En cada región del mundo hay frases de cajón que conectan la voz a la música de esa tierra. «Taaaa bueeenoooo niño» en Medellin, «taaa bueeeno este porrro weyyyy» en Mexico, «Taaaaa de puuuuttaaa madre este porrro tiiooooo» etc, Esas frases comunes y «cantadas» en el acento de los seres sembrados en esa tierra, le dan ritmo, fuerza y tono a sus músculos y voz cuando las repiten o cuando alegan. Todos somos adictos a alguna de estas frases porque nos liberan adrenalina cuando la necesitamos. Esas danzas de pinzas y frases nos anclan, nos «resetean», nos sincronizan el pulso con el pulso de nuestra tierra (resonancias  de Schumann).  Usamos esas frases en la terapia telefónica para afinar «tu instrumento». El oído entrenado del terapeuta hace llegar a su paciente al mismo tono que la droga lo lleva. Al ser tan rítmicas y musicales estos «pregones» son mas adictivos que la droga misma y dan sensación de estar drogado.

En la terapia presencial, son los estímulos del pulsoterapeuta sobre tu campo de energía los que inducen ese voltaje, como un imán lo hace en una bobina .

LLÁMANOS, TE GARANTIZAMOS RESULTADOS AL INSTANTE, LLEVAMOS 35 AÑOS ENTRENANDO.